Tarta de galletas con mousse de dulce de leche sin lactosa

El pasado día 24 de octubre fue mi cumpleaños y me auto regalé una tarta de galletas con dulce de leche. Sí, ya sé que el dulce de leche no es apto para los intolerantes a la lactosa, pero basta que no puedas comer una cosa para que te apetezca más. Además, siempre se puede echar mano de las pastillas de lactasa, que para darse un capricho de vez en cuando no vienen mal.

La intolerancia a la lactosa es una afección de las microvellosidades intestinales debida a que el organismo produce poca o ninguna cantidad de la enzima lactasa, esto hace imposible la metabolización de la lactosa (el «azúcar de la leche»).

Por ese motivo, estas pastillas de lactasa,  pueden venirnos muy bien. Las venden en farmacias sin receta.

Bueno, después de esta explicación, que espero haya sido de utilidad a los intolerantes como yo, paso a daros la receta.



Ingredientes


1 caja de galletas napolitanas con canela (sin glúten para celíacos)
1 bolsa de Maltesers (no son aptos para intolerantes, sustituir por otra decoración)

 - para la mousse

500 ml de nata de montar sin lactosa
200 gr de dulce de leche sin lactosa
4 hojas de gelatina

Cómo hacer una tarta de galletas con mousse de dulce de leche


Hidratamos las hojas de gelatina en un poco de agua.

En un cazo, calentamos el dulce de leche a baja temperatura para que no se nos pegue y le añadimos la gelatina bien escurrida. Mezclamos bien, apartamos y dejamos enfriar.

Aparte, en un bol que habremos tenido un ratito en el congelador, montamos la nata también muy fría y le añadimos el dulce de leche ya frío con cuidado de que no se nos baje la nata. Reservamos en la nevera durante 2 horas para que coja consistencia.
Para montar la tarta necesitamos una bandeja plana, en ella vamos colocando las galletas mojadas unos segundos en leche, formando un rectángulo de 4 por 3.

Vamos alternando capa de galletas, capa de mousse de dulce de leche (con ayuda de una manga pastelera), así hasta llegar a la altura de una galleta napolitana.

Alrededor, pondremos más galletas con un poquito de mousse que nos servirá de pegamento.

Para adornar, utilizaremos la mousse sobrante y unos Maltesers de chocolate que le va muy bien al dulce de leche.
Un rato a la nevera y lista.

Hasta pronto,
Rosa.