Panna cotta de café | sin lactosa

 Panna cotta de café #singluten #sinlactosa #navidad

 

Hoy domingo os traigo una receta muy sencilla pero increiblemente rica, una panna cotta de café sin lactosa con un sabor muy suave y nada pesada, ya que apenas lleva nata. En el blog podéis econtrar panna cottas de muchos sabores: de fresa, de coco, de chocolate, de yogur y plátano o de yogur con gelatina de arándanos.

Esta panna cotta de café sin lactosa, es la receta elegida para el #Asaltablogs de noviembre. El blog asaltado es el de Marga, Azafranes y canelas, que al mismo tiempo es la jefa de la cueva de ladrones. Si queréis saber de qué va este reto, entrad en este enlace, es muy divertido.

Como os decía, entre todas las recetas de Marga, elegí la panna cotta de café y quedé encantada con este postre tan delicioso. Ella la hace sólo con leche, pero a mi me sobró un poquito de nata de otro dulce que publicaré más adelante y se la puse a la panna cotta para hacerla más cremosa. De todas formas, queda bastante ligera.

En blog de Marga, me llamaron mucho la atención sus recetas con pescado y marisco, se nota que le encanta. Ya tengo algunas pendientes para otra ocasión, de momento me quedo con la panna cotta de café por lo sencilla y rápida que es.

Aquí debajo tenéis el vídeo de la panna cotta de chocolate sin lactosa, si os gustan las recetas en este formato os espero en mi canal de youtube donde podéis suscribiros completamente gratis.

 

Ingredientes

400 ml de leche sin lactosa + 100 ml de nata líquida sin lactosa

50 g de azúcar

2 sobres de café soluble en polvo

4 hojas de gelatina ó 1 sobrecito de gelatina en polvo

chocolate puro de cobertura

Cómo se hace

- Ponemos en un cazo la leche y la nata, también podemos poner sólo leche si la queremos más ligera. Añadimos el azúcar y removemos.

- Incorporamos el café soluble y mezclamos. 

- Por último, echamos la gelatina en polvo mezclada con dos dedos de leche que nos habremos reservado. 

- Mezclamos con unas varillas y antes de que empiece a hervir, apagamos el fuego.

- Rellenamos los vasitos con la mezcla, esperamos a que temple y guardamos en la nevera hasta el día siguiente para que cuaje.

- Decoramos con virutas de chocolate que podemos hacer con un pelador de patatas.

Panna cotta de café #singluten #sinlactosa #navidad
 
Panna cotta de café #singluten #sinlactosa #navidad

Hasta el próximo domingo. Besos,

Rosa.


Montaditos de sobrasada, cebolla caramelizada y huevo de codorniz

  

 

Nueva publicación para el #retotusrecetas, este mes el ingrediente elegido es la sobrasada. En casa compramos sobrasada para los bocadillos, pero la verdad es que no la solemos utilizar para nada más. Pensando en una receta con sobrasada, recordé este montadito que probé hace tiempo en un cátering y que me gustó mucho: Montaditos de sobrasada, cebolla caramelizada y huevo de codorniz.

Seguimos con recetas de Navidad, ya sé que este año es todo muy raro, pero por eso mismo vamos a intentar seguir con nuestras tradiciones, es una buena forma de sobrellevar esta dichosa pandemia. Y como lo que más me gusta de las celebraciones navideñas es el picoteo, aquí tenéis estos montaditos de sobrasada, cebolla caramelizada y huevo de codorniz.

En este enlace podéis ver el resto de recetas con sobrasada que han preparado mis compañeros de reto y aquí debajo, el vídeo con el paso a paso de los montaditos de sobrasada, cebolla caramelizada y huevo de codorniz. En mi canal de Youtube os espero con nuevos vídeos semanales.

 

Ingredientes

 

Pan tostado normal, integral o sin gluten

Sobrasada

Cebolla dulce

Huevos de codorniz

Aceite de oliva y sal

 

Cómo se hace

 

- Primero preparamos la cebolla caramelizada, cortándola en juliana y sofriéndola a fuego lento en un poco de aceite de oliva, durante 40 minutos, removiendo de vez en cuando. Cuando la tengamos lista, le echamos un poquito de sal.

- Freímos los huevos de codorniz.

- Preparamos los montaditos untando el pan tostado con sobrasada, encima la cebolla caramelizada y sobre esta, el huevo de codorniz. 

- Servimos calentitos, recién hechos.

Nos vemos el domingo, besos para todos.

Rosa.


 

 

 

 

Gorditas de lechera | sin lactosa

  Gorditas de lechera #sinlactosa

 

Hoy vengo con unos panecillos mejicanos riquísimos, llamados gorditas de lechera. No necesitan horno y son ideales para desayunos y meriendas. La textura de estos panecillos es sorprendente, riquísimos con mantequilla y mermelada y ni os cuento cómo están con crema de cacao y avellanas ¡De escándalo!

Las gorditas de lechera son una variante de las gorditas de nata, se pueden encontrar en los mercados y en las calles de méjico, son unos panes muy populares. Las que traigo hoy son sin lactosa y no llevan nata, esas las dejo en pendientes para hacerlas próximamente.

Como con estas cantidades salen bastantes gorditas de lechera, las congelé y las fui sacando poco a poco. Al descongelar estaban como recién hechas y eso me encanta cuando se trata de masas, quieras que no dan su trabajo por los levados y prefiero hacer de más y congelar.

Otro punto a favor de las gorditas de lechera, es que no necesitan horno, ya que se hacen en la sartén. Con unos minutos de cada lado, tienes panecillos calentitos para desayunar ¿A que te he convencido? Pues ve poniéndote el delantal.

Verás que no son difíciles de hacer, yo las hice a mano pero también te explico cómo hacerlas en la panificadora. El paso a paso en vídeo de las gorditas de lechera lo tienes aquí debajo, no dejes de visitar mi canal de Youtube donde estarás al tanto de todo lo que publique por allí. 

 

 

Ingredientes para 20 gorditas


500 + 50 g de harina de fuerza

 300 g de leche condensada sin lactosa

 160 ml de leche sin lactosa

45 g de mantequilla sin lactosa

8 g de levadura seca para pan en polvo

1 huevo L

1 cucharada sopera de azúcar

1 cucharadita de vainilla


Cómo hacer gorditas de lechera


A mano

- Ponemos en un bol la leche, la levadura, el azúcar y una cucharada sopera que cogeremos de la harina restante. Mezclamos y dejamos reposar tapada unos 15 minutos, hasta que veamos burbujitas.

- En otro bol más grande, echamos la harina y la sal, mezclamos y hacemos un hueco en medio. En el hueco echamos el huevo, la leche condensada, la vanilla y la mantequilla. También echaremos la mezcla líquida que teníamos reservada en el otro bol. Mezclamos hasta formar una masa.

- Si vemos que todavía no podemos manejar la masa, añadimos los 50 g restantes. de harina.

- Pasamos la masa a la encimera, amasamos hasta que quede elástica y no se pegue. Dejamos reposar durante 1 hora o hasta que doble su tamaño.

- Sacamos la masa del bol, amasamos un poco, boleamos y dejamos reposar tapada durante 15 minutos para que se pueda estirar mejor y no se replegue.

- La estiramos con una altura de 1 cm y cortamos círculos de masa con un cortador o un vaso. Aprovechamos los recortes volviendo a amasar, estirando y cortando círculos de masa. Dejamos reposar tapadas durante 20 minutos.

 - Calentamos una sartén o plancha, engrasamos ligeramente con un poquito de mantequilla y vamos poniendo las gorditas. Dejamos que se hagan a fuego medio-bajo, hasta que queden doraditas. Les damos la vuelta y hacemos por el otro lado. Estarán listas cuando al tocar con el dedo por el lateral, no se hundan.

- Las vamos pasando a una cesta que cubriremos con un paño para que no se enfríen.

- Podemos comerlas tan cual o rellenas de crema de cacao, mantequilla y mermelada o dulce de leche.

En panificadora

- Echamos en la panifidacora todos los líquidos y en segundo lugar los sólidos. Encendemos y ponemos en el programa de masas que dura 15 minutos. Cuando termine, dejamos reposar la masa dentro durante más o menos 1 hora o hasta que doble su tamaño.

- Sacamos la masa de la panificadora, amasamos un poco, boleamos y dejamos reposar tapada durante 15 minutos para que se pueda estirar mejor y no se replegue.

- La estiramos con una altura de 1 cm y cortamos círculos de masa con un cortador o un vaso. Aprovechamos los recortes volviendo a amasar, estirando y cortando círculos de masa. Dejamos reposar tapadas durante 20 minutos.

 - Calentamos una sartén o plancha, engrasamos ligeramente con un poquito de mantequilla y vamos poniendo las gorditas. Dejamos que se hagan a fuego medio-bajo, hasta que queden doraditas. Les damos la vuelta y hacemos por el otro lado. Estarán listas cuando al tocar con el dedo por el lateral, no se hundan.

- Las vamos pasando a una cesta que cubriremos con un paño para que no se enfríen.

- Podemos comerlas tan cual o rellenas de crema de cacao, mantequilla y mermelada o dulce de leche.


Gorditas de lechera #sinlactosa

Gorditas de lechera #sinlactosa
Hasta el próximo domingo. 
Besos,
Rosa.


Grisines con ajo negro y tomillo

Grisines con ajo negro y tomillo


 En estos tiempos de Covid ha surgido un nuevo síndrome, se llama fatiga de pandemia y se define como el cansancio crónico debido a la información excesiva, alertas permanentes, miedo, recomendaciones sobre el cuidado y la prevención, así como las noticias sobre el coronavirus, que al final terminan bloqueándonos y favorececen la negación y el desinterés frente a la pandemia.
 
Pero sobre todo, lo que más noto ultimamente, es la agresividad y el mal rollo que se respira en el ambiente. Supongo que estamos todos tan hartos, que ya no aguantamos lo más mínimo y lo peor es que lo pagamos con quien menos culpa tiene, nuestro vecino, la cajera del súper o el personal sanitario que nos atiende en los centros de salud o los hospitales.
 
Hoy he leído algo twitter que me ha hecho pensar y os lo dejo aquí por si os sirve como motivación: "Ahora más que nunca intenta ayudar a alguien. A tu vecino, amigo, incluso a un desconocido. Si en estos tiempos no nos apoyamos ¿Cuándo lo haremos?".
 
Un buen remedio para descargar los nervios, es dedicarle tiempo a los que más nos guste, bien sea cocinar, salir a hacer fotos, practicar algún deporte y sobre todo, intentar desintoxicarse de tanta televisión y redes sociales, que a menudo contribuyen a generarnos más ansiedad. 

Hacer pan desestresa mucho y en pleno confinamiento se convirtió en una válvula de escape que ayudó a mucha gente a desconectar de lo que estaba pasando a su alrededor. Ahora que volvemos a los confinamientos perimetrales en casi toda España y pasamos más horas en casa, es buen momento para retomar el hábito de hacer pan.

Hoy haremos grisines con ajo negro y tomillo, ideales para picar de forma sana, para acompañar cualquier hummus o tabla de patés y quesos en una cena especial o no, porque cualquier día es bueno para celebrar. Hace tiempo que les tenía echado el ojo en el blog de Silvia, una experta haciendo pan en todas sus variantes.

Estos grisines con ajo negro y tomillo quedan crujientes y con un sabor ligeramente dulzón que le aporta el ajo negro y un toque de tomillo que le va fenomenal. La misma masa puede servir para hacer alguna variación, añadirle frutos secos u otra especia que nos guste.

Os dejo el vídeo con el paso a paso de los grisines con ajo negro y tomillo, por mi parte estaré encantada de recibiros en mi canal de Youtube y si os gustan las recetas en vídeo, os suscribáis completamente gratis.





Ingredientes


125 g de harina integral de espelta

150 g de harina de fuerza

150 g de agua templada

20 g de aceite de oliva vírgen extra

7,5 g de levadura fresca o 2,5 g de levadura seca

5 dientes de ajo negro

5 g de sal

1 cucharadita de postre de tomillo


Cómose hace


- Ponemos en un bol las harinas, la sal y el agua templada con la levadura disuelta. Añadimos el aceite de oliva y mezclamos.

- Incorporamos el ajo picado a trocitos y el tomillo. Volvemos a mezclar hasta integrar.

- Amasamos durante unos minutos y dejamos reposar la masa tapada durante 10 minutos.

- Volvemos a amasar durante unos minutos, boleamos y tapamos. Dejamos en un lugar cálido durante 1 hora y media.

- Pasamos la masa a una superficie enharinada, estiramos dando forma de rectángulo con el rodillo. Partimos el rectángulo por la mitad a lo ancho para que los grisines no salgan tan largos.

- Cortamos tiras y las enrollamos sobre sí mismas, en el vídeo podéis ver cómo se hace.

- Pasamos los grisines a una bandeja de horno forrada con papel o tapete de silicona. Yo lo hice en 3 veces, para evitar que se juntaran y se quedaran pegados.

- Horno precalentado a 200 ºC durante 18 minutos.
Grisines con ajo negro y tomillo

Vuelvo la próxima semana,muchos besitos para todos.

 Rosa.



Almojávena | almoixàvena de Xàtiva

 Almojávena, almoixàvena de Xàtiva #sinlacteos

Como todos los días 5 de cada mes, tenemos receta para #CookingTheChef, un reto muy interesante que esta temporada nos ha propuesto explorar la cocina española antígua. El mes pasado llegamos hasta la época romana (hice estas manzanas asadas con nueces y miel, en microondas) y este mes nos adentrarnos en la época musulmana.

El tema me encanta, ya que en nuestros días se conservan en España muchas recetas de orígen musulman: La mermelada, el arroz con leche, los buñuelos, los turrones y los mazapanes... Y otras tantas recetas saladas que perduran en la actualidad.

En Valencia hay un dulce típico de la ciudad de Xàtiva que tiene varios nombres: Almojávena, almoixàvena o monjávina. Esta ha sido mi receta elegida, le tenía muchas ganas desde que la probé en Ontinyent hace unos años en una quedada bloguera.

La almoixàvena es un dulce muy curioso que según la tradición se prepara el jueves de cuaresma. La masa base es la misma que la de los palos catalanes o eclairs, no lleva lácteos y va recubierta con abundante azúcar y canela. Se debe comer recién hecha o en el día porque pierde mucho al día siguiente.

Aquí debajo tenéis el vídeo con el paso a paso de la almoixàvena y os invito a pasaros por mi canal de Youtube donde podéis suscribiros completamente gratis para estar al día de todas las novedades.

 

 


Ingredientes para una bandeja mediana

 

90 ml de agua

40 ml de aceite de girasol

80 g de harina de trigo

2 huevos

azúcar abundante y canela

para espolvorear 


Cómo se hace

 
- Ponemos en un cazo el agua, el aceite y llevamos a ebullición. Echamos toda la harina de golpe y con una cuchara de madera vamos integrándola. Cuando ya tengamos la harina integrada, apagamos el fuego.
 
- Echamos el primer huevo y vamos removiendo hasta integrarlo. Incorporamos el segundo huevo y mezclamos hasta integrar.

- Encendemos el horno a 180º C.

- Forramos la bandeja con papel de horno y extendemos la masa encima, nos costará un poco porque la masa es algo pegajosa.

- Espolvoreamos por encima con abundante azúcar, sin miedo porque la masa no lleva nada y para que la almoixàvena esté buena debe llevar bastante azúcar que se caramelizará en el horno. Sobre el azúcar, espolvoreamos con canela.

- Horneamos durante 25 minutos.

Almojávena, almoixàvena de Xàtiva #sinlacteos

Almojávena, almoixàvena de Xàtiva #sinlacteos 

Estoy deseando ver las recetas de mis compañeros de reto porque me encanta la cocina árabe.
Hasta el domingo, cuidaros mucho.
Rosa. 

Tortitas de calabaza y avena saludables

Tortitas de calabaza y avena saludables #realfood #singluten #sinlactosa #sinazucar
 
Ya está aquí otra vez la tonta de las tortitas :) aviso que no van a ser las últimas, sigo probando diferentes versiones y tengo en borradores alguna más por publicar. Las tortitas que os traigo hoy son de calabaza y avena saludables, quedan muy jugosas y con un bonito color naranja.

Las tortitas son un desayuno ideal, siempre que sean #realfood, estas además son sin gluten y sin lactosa. Con 3 ó 4 tortitas de calabaza y avena saludables, acompañadas de un café con leche, desayuno como una reina y ya no tengo hambre el resto de la mañana, porque la avena sacia mucho.

Estas tortitas de calabaza y avena saludables podéis acompañarlas de chocolate negro, les va fenomenal. Como no llevan azúcar y la avena es un hidrato de absorción lenta, son aptas para diabéticos, siempre que se controlen las cantidades.

Aunque son muy sencillas de hacer, podéis ver el vídeo que os dejo aquí debajo y estáis invitados a mi canal de Youtube donde podréis estar al tanto de los vídeos que publique, acordaros de pulsar la campanita para que os llegue un aviso.

Esta receta es de mi amiga Maribel, le eché el ojo mientras miraba su blog para el reto #Asaltablogs y, aunque al final hice el bizcocho integral de zanahoria y avellana #realfood, me dejé en pendientes las tortitas de calabaza y avena saludables.






Ingredientes


2 huevos L

200 g de calabaza cocida, triturada y escurrida

200 ml de leche, leche sin lactosa o vegetal

20 g de mantequilla en pomada, mantequilla sin lactosa o margarina vegetal

1 pizca de sal

1 cucharadita de café colmada de levadura o polvo de hornear

1 cucharadita de café colmada de stevia en polvo

170 g de harina de avena integral (sin gluten para celíacos)


Cómo hacer tortitas de calabaza y avena saludables


- Cocemos o asamos la calabaza, trituramos y escurrimos.

- Ponemos todos los ingredientes en el vaso de la batidora y trituramos. Si las dejamos reposar en la nevera 30 minutos mejor, pero no es imprescindible.

- Ponemos una sartén antiadherente a fuego medio, engrasamos con unas gotitas de aceite o mantequilla y echamos un par de cucharadas de masa. Cuando se haga por un lado, le damos la vuelta para que se haga por el otro lado.

- Colocamos las tortitas formando una torre y servimos calentitas.
Tortitas de calabaza y avena saludables #realfood #singluten #sinlactosa #sinazucar

Tortitas de calabaza y avena saludables #realfood #singluten #sinlactosa #sinazucar
Nos vemos la próxima semana, besitos.
Rosa.


Pollo al chilindrón

 Pollo al chilindrón

 

Ultimo viernes del mes de octubre y tenemos publicación para el #retotusrecetas que llevan mis amigas Elvira y Estela. Esta vez el ingrediente elegido ha sido el jamón serrano, un ingrediente con muchísimas posibilidades, porque en España tenemos el mejor jamón del mundo.

El jamón serrano si es bueno, no necesita más acompañamiento, como mucho un trocito de pan y un vasito de vino para acompañar. Pero también es muy común utilizar el jamón serrano de acompañamiento en infinidad de platos, como en esta crema de puerros y pera con crujiente de jamón 

La receta que he elegido para el reto es pollo al chilindrón, un plato tradicional de Aragón muy fácil de hacer y que gusta a todo el mundo. La salsa que acompaña al pollo, a base de pimientos y tomate, es de las de mojar pan y es que está buenísima, el toquecito de jamón le da un sabor especial.

Dejo aquí debajo el vídeo, con el paso a paso del pollo al chilindrón y os espero en mi canal de Youtube. Si os gustan las recetas en vídeo, podéis suscribiros completamente gratis y estar al tanto de lo que publique.



Ingredientes

 

1/2 pollo troceado

2 dientes de ajo

1/2 cebolla 

1 pimiento verde italiano

1/2 pimiento rojo mediano

4 tomates pera maduros

100 g de taquitos de jamón

1 hoja de laurel

1 vasito pequeño de vino blanco de jerez 

2 dedos de agua

 sal, pimienta y aceite de oliva vírgen extra

 

Cómo se hace

 

- Salpimentamos el pollo y lo sofreímos en una olla con un poco de aceite de oliva. Cuando esté bien sofrito lo retiramos y reservamos.

- Ponemos un poco más de aceite en la olla, echamos el ajo laminado y la cebolla troceada. Cuando esté transparente, incorporamos el pimiento verde y el rojo troceados. Salpimentamos.

- Una vez esté la verdura sofrita, añadimos los taquitos de jamón. Salteamos e incorporamos el tomate rallado o troceado menudito y la hoja de laurel. Subimos un poco el fuego y dejamos que gaste el caldo del tomate.

- Por último añadimos el vino, el pollo y un chorrito de agua. Rectificamos de sal y cocemos durante 30 minutos a fuego medio, con la tapa medio abierta. Los ultimos 5 minutos, quitamos la tapa y subimos el fuego, hasta que la salsa quede a nuestro gusto.

 Pollo al chilindrón

Pollo al chilindrón 

En este enlace podéis ver las recetas con jamón de mis compañeras de reto.
Nos vemos el domingo,
Rosa.
 

Crema de marisco

 Crema de marisco

 

Ultimo domingo del mes de octubre y como siempre, toca receta para el reto #Asaltablogs que este mes va para sopaypilla un blog muy variado y con muchas recetas interesantes, difícil elegir sólo una. Pero como no me quedó más remedio que elegir, me he decidí por esta crema de marisco.

La razón por la que elegí la crema de marisco, aparte de que no la tengo en el blog, es que va faltando menos para Navidad y esta crema me parece perfecta como primer plato en cualquier comida o cena navideña. Mirad también esta otra sopa de almejas tan rica.

Ya sé que este año no debemos hacer planes, probablemente no podamos juntarnos con la familia a celebrar las fiestas, pero aunque sea con los de casa, algo haremos, porque comer hay que comer y esos días lo suyo es preparar algo especial.

En comidas o cenas copiosas, no hay nada mejor que comenzar con una crema calentita para no llenarnos demasiado desde el primer plato. Así dejamos hueco para el postre, que para mi que soy golosa, es lo mejor de la comida.

El paso a paso en vídeo de la crema de marisco, os lo dejo aquí debajo. Aunque es un poco laboriosa, el esfuerzo vale la pena, bien calentita es una delicia y un primer plato muy saludable. Si os gustan las recetas en vídeo, os invito a visitar mi canal de Youtube donde podéis suscribiros completamente gratis.


 

Ingredientes

 
 

700 g langostinos crudos

100 ml nata sin lactosa o vegetal

1 puerro

1 cebolla

3 zanahorias medianas

1 tomate maduro rallado

2 dientes de ajo

1 chorrito de brandy

2 hojas de laurel

aceite de oliva vírgen extra y sal

1,5 litros de agua

1 kg de rape (con cabeza y raspa)

1 cucharadita de carne de ñora o pimiento choricero

1 malla de almejas

 

Cómo se hace

 

- Pelamos los langostinos y reservamos los cuerpos y las cabezas. Los sofreímos con un poco de aceite de oliva durante 10 minutos.

- Añadimos el brandy y esperamos a que evapore el alcohol.

- Echamos el agua, la hoja de laurel y la cabeza de rape. Cocemos durante 20 minutos y después colamos, presionando para sacar todo el jugo.

- En una sartén con aceite de oliva salteamos el ajo, la cebolla picada y un poco de sal. Cuando esté transparente, incorporamos el puerro y la zanahoria picados. Cuando estén sofritos, añadimos  la carne de pimiento choricero y el tomate picado. Cocemos durante 15 minutos más.

- Incorporamos el sofrito de verduras al caldo, dejamos que cueza 15 minutos más.

- Sofreímos a fuego vivo los langostinos. Sacamos los langostinos y salteamos el rape. Reservamos en un plato.

- En la sartén donde hemos sofrito el pescado, echamos un chorrito de brandy, subimos el fuego y removemos para desglasar el fondo. Añadimos este fondo al caldo.

- Echamos al caldo los langostinos y un par de trozos de rape, el resto del rape y unos cuantos langostinos, los guardamos para la decoración. Salpimentamos.

- En un cazo tapado, abrimos las almejas a fuego medio. Esperamos a que enfríen un poco y les quitamos la concha. Reservamos.

- Trituramos la crema con una batidora o robot de cocina, yo lo hice con la Monsier Cuisine Plus programando 50 segundos a velocidad 6-7. Probamos de sal y pimienta, rectificamos y volvemos a triturar 50 segundos a velocidad 6.

- Para que la crema sea más suave, podemos echarle un chorrito de nata antes de triturarla.

- Servimos calentita y decorada con los langostinos en trocitos, el rape desmenuzado y las almejas.

Crema de marisco
Nos vemos el próximo domingo, cuidaros mucho.
Besos,
Rosa.

Alfilada asturiana | sin lactosa

Alfilada asturiana #pan #panificadora #sinlactosa

 Hoy domingo desayunamos alfilada, un pan brioche de orígen asturiano que se suele preparar para el domingo de Pascua, ya que los padrinos lo regalan a sus ahijados. Como soy un poco anárquica en estas cosas, si me apetece alfilada en octubre, me lío la manta a la cabeza y la preparo.

También es verdad que este mes, en el reto #ElPanPerfecto que lleva mi amiga Marga, la alfilada fue el pan elegido por Encarnita y como me pierden los brioches, no me lo pensé dos veces. He llegado un poco tarde, el reto era el día 11, pero el caso es tener la receta en el blog porque me ha gustado mucho.

La alfilada me recuerda bastante al pan croata de pascua que hice una vez y que podéis ver aquí. Es bastante similar en textura y forma, quitando que este lleva huevo duro. Los dos son panes típicos de Pascua e ideales para desayunos o meriendas.

En el vídeo os enseño el paso a paso, no es nada difícil y con estas cantidades salen 2 panes. Congelé uno ya cortado y fui sacándolo para desayunar, una pena que se terminara porque estaba buenísimo. En mi canal de Youtube, tenéis otros panes y brioches que os pueden gustar.

 

 

Ingredientes

 

 - Prefermento

 

 100 g de harina

25 g de levadura fresca de panadería

1/2 vaso de agua templada (125 ml)


- Masa


125 g de mantequilla sin lactosa o margarina

3 huevos

50 ml de anís 

todo el prefermento

180 g de azúcar

570 g de harina de fuerza

1/2 cucharadita de sal


Cómo se hace

 

En panificadora

 
- Primero preparamos el prefermento, sólo tenemos que mezclar los ingredientes, taparlo y dejarlo reposar durante 1 hora. Pasado este tiempo, veremos que ha fermentado y le han salido burbujitas.

- Derretimos la mantequilla en el micro y la echamos en la cubeta de la panificadora, añadimos los huevos batidos, el anís, el prefermento, el azúcar, la harina y la sal.

- Metemos la cubeta en la panificadora y ponemos el programa masa que dura 1 hora y 30 minutos, en mi panificadora es el número 10.
 
- Cuando termine el programa, sacamos la masa y la pasamos a la encimera. Es una masa muy elástica y manejable, sencilla de trabajar. 

- Dividimos la masa en 2 porciones (con esta cantidad de masa salen 2 alfiladas medianas) y cada porción la dividimos en 3 trozos.

- Estiramos los 3 trozos y los vamos cruzando hasta darle forma de trenza. Hacemos los mismo con la otra porción. 

- Pasamos las trenzas a la bandeja de horno forrada con papel, las pintamos con huevo batido con una pizca de sal (esto le dará color y brillo) y las dejamos reposar hasta que doblen su tamaño. Yo las tuve 1 hora dentro del horno apagado (previamente lo calenté a 50º C, con el calor residual que queda las masas levan mucho más rápido).

- Una vez las alfidalas hayan levado lo suficiente, encendemos el horno a 180º C y las horneamos 25 minutos. Deben quedar doraditas pero no demasiado, para que no se endurezcan.
 
- Una vez se enfríen, podéis congelar la que no os vayáis a comer, al descongelarla estará como recién hecha.

A mano

- Primero preparamos el prefermento, sólo tenemos que mezclar los ingredientes, taparlo y dejarlo reposar durante 1 hora. Pasado este tiempo, veremos que ha fermentado y le han salido burbujitas.

- Ponemos en un bol grande la harina, el azúcar y la sal. Hacemos un hueco en el centro y echamos los huevos batidos, el anís y el prefermento. Mezclamos todo.

- Pasamos la masa a la encimera y amasamos hasta que esté elástica y manejable, es bastante sencilla de trabajar. La ponemos en un bol tapado y la dejamos reposar durante 1 hora o hasta que doble su tamaño.

- Sacamos la masa del bol y la dividimos en 2 porciones (con esta cantidad de masa salen 2 alfiladas medianas) y cada porción la dividimos en 3 trozos.

- Estiramos los 3 trozos y los vamos cruzando hasta darle forma de trenza. Hacemos los mismo con la otra porción. 

- Pasamos las trenzas a la bandeja de horno forrada con papel, las pintamos con huevo batido con una pizca de sal (esto le dará color y brillo) y las dejamos reposar hasta que doblen su tamaño. Yo las tuve 1 hora dentro del horno apagado (previamente lo calenté a 50º C, con el calor residual que queda las masas levan mucho más rápido).

- Una vez las alfidalas hayan levado lo suficiente, encendemos el horno a 180º C y las horneamos 25 minutos. Deben quedar doraditas pero no demasiado, para que no se endurezcan.
 
- Una vez se enfríen, podéis congelar la que no os vayáis a comer, al descongelarla estará como recién hecha.
 Alfilada asturiana #pan #panificadora #sinlactosa
 
Alfilada asturiana #pan #panificadora #sinlactosa

Nos vemos el próximo domingo, con receta para el reto #Asaltablogs.
Besos,
Rosa.