Pan de sémola marroquí | Sin horno




Pan de sémola marroquí sin horno
Este mes para el reto #ElPanPerfecto que dirige mi amiga Marga, me ha tocado elegir a mí el tipo de pan que teníamos que preparar. Como les comenté a mis compañeros en el grupo de facebook, con todo esto de la pandemia, no tengo la cabeza para grandes complicaciones y preferí decantarme por un pan sencillo.

Mi elección ha sido el pan Harcha, un pan de sémola típico marroquí, sin horno. En la red hay recetas muy diferentes, unas sólo llevan sémola, otras la sémola es fina, otras llevan una mezcla de sémola fina y sémola gruesa y otras llevan una mezcla de harina y sémola. La primera receta que hice no me acabó de gustar mucho, volví a intentarlo y esta vez si me ha gustado, quedó muy rico.

Mi amigo Guille está un poco mosca conmigo jajaja ya que el pan que él eligió el mes pasado, trajo al grupo de cabeza y dice que quiero sabotearlo eligiendo un pan tan fácil. Nada más lejos de mi intención, el pan candeal me encantó y lo hago mucho en casa desde entonces.

Pero no sé si será porque añoro viajar y como a causa del Covid ahora no podemos hacerlo, lo hice a través de la cocina. Os aseguro que disfruté mucho preparando este pan de sémola marroquí que me transportó a otro país, aunque fuese a través de los sabores.

Como me gustan mucho las recetas internacionales y concrétamente la cocina marroquí, de la que tengo mucho todavía que aprender, elegí un pan de sémola en sartén. Este pan de sémola marroquí sin horno, es todo un descubrimiento. Es muy divertido de hacer y ni os cuento de comer, acompañado de un té.

Es un pan sin grandes complicaciones, algo más laborioso que el pan Naan pero con características parecidas. Se hace en sartén y es un pan plano, aunque el Naan suele acompañar a los platos de curry y el pan de sémola marroquí se sirve con una salsa de mantequilla y miel y se come calentito para desayunar o merendar.

Este tipo de panes planos, una vez se enfrían ya no están buenos, al menos a mí no me gustan y tampoco congelan muy bien. Se hace y se come en el momento, si es posible en compañía y con un delicioso té moruno.

Os dejo el vídeo con el paso a paso del pan de sémola marroquí y os invito como siempre a mi canal de Youtube donde podéis encontrar otros tipos de pan y muchas más recetas interesantes.






Ingredientes para 7 panes


300 g de harina de trigo de fuerza
300 g de sémola fina de trigo
2 cucharadas soperas de azúcar
1 huevo L
15 g de levadura fresca de panadería
2 cucharadas soperas de aceite de oliva vírgen extra
1 cuharadita (de café) de sal
280 ml de agua templada
un poco más de sémola para trabajar los panes

Cómo hacer pan de sémola marroquí sin horno


- En un bol grande añadimos la harina de fuerza, la sémola, el azúcar. Mezclamos y hacemos un hueco en el centro y añadimos el huevo, batimos un poco con un tenedor y echamos la levadura fresca desmenuzada, mezclamos.

- Ponemos el aceite y esperamos un par de minutos. Pasado este tiempo, echamos la sal en un rinconcito de la harina, sin que toque la levadura.

- Añadimos el agua templada y amasamos, primero mezclamos con una cuchara de madera y después pasamos la masa a la encimera. En unos 15 minutos de amasado, veremos que la masa ya está blandita y manejable.

- Untamos con aceite de oliva un bol grande y colocamos la masa dentro, untamos tamibén con aceite de oliva, tapamos y dejamos reposar aproximadamente 1 hora o hasta que doble su tamaño.

- Cuando la masa haya levado, nos untamos las manos con aceite de oliva y hacemos 7 bolitas más o menos del mismo tamaño.

- Sobre la encimera, espolvoreamos sémola fina, cogemos las bolas y las pasamos por la sémola mientras les damos forma redonda. Cogemos cada bola y la extendemos con las manos, formando una tortita.

- Cuando las tengamos listas, ponemos una sartén a fuego medio-bajo y la untamos con un pincel con aceite de oliva. Colocamos el pan y lo pincelamos también por encima con aceite de oliva. Cuando veamos que le salen burbujitas, le damos la vuelta y esperamos a que se haga por el otro lado.

- Tapamos el pan con un paño y continuamos haciendo el resto. Se deben comer recién hechos y calentitos, acompañados de una salsa que haremos con una mezcla de mantequilla derretida y miel.
Pan de sémola marroquí sin horno

Pan de sémola marroquí sin horno

Pan de sémola marroquí sin horno

Pan de sémola marroquí sin horno
Hata la próxima semana, besitos.
Rosa.

No te pierdas...


 



2 comentarios

  1. Se ven riquísimos! y no muy difícil. Yo no pude conseguir la harina de semola por estos lados y me quedé con ganas de participar. La próxima!

    ResponderEliminar
  2. Muy rico,yo lo tomo para el desayuno con mantequilla¡¡¡
    Besitos¡¡

    ResponderEliminar

La comida alimenta el cuerpo, el postre el alma y tus comentarios este blog. Si tienes algo que preguntarme, estaré encantada de responderte.
Rosa.