Moussaka griega sin lactosa

Último domingo de febrero y día de publicación del #Asaltablogs, ese grupo de ladronzuelos al que pertenezco.
Este mes tocaba asaltar a Bego, de Al calor del horno:
La Pantera Rosa se puso en marcha y, después de mucho deliberar (Bego tiene un montón de recetas y todas estupendas) escogió esta moussaka.
Os explico como la preparé, la receta original la podéis ver aquí.



Ingredientes


2 berenjenas
300 gr de carne picada de cordero (ella utiliza ternera)
250 ml de salsa de tomate casera
1/2 cebolla
2 dientes de ajo
sal, pimienta, hierbabuena y canela molida
100 ml de vino blanco
250 ml de salsa bechamel casera sin lactosa
queso rallado sin lactosa
pan rallado (sin glúten para celíacos)

Cómo hacer moussaka griega


Pelamos la berenjenas y las cortamos en rodajas de 1/2 cm, las salamos y las dejamos 10 mn en un colador para que suden.
Pasado este tiempo, las colocamos en una bandeja de horno con un chorrito de aceite y las horneamos durante 15 mn, así son menos calóricas que si las freímos.
En una sartén, sofreímos la cebolla y el ajo picaditos, añadimos la carne, las especias y, cuando esté dorada, el tomate frito. Por último, incorporamos el vino blanco y dejamos reducir y evaporar el alcohol.
Para montar la moussaka, ponemos en el fondo de un molde apto para horno una capa de berenjenas, encima la mitad de la salsa de carne, otra capa de berenjenas, el resto de la salsa y otra capa de berenjenas.
Cubrimos con salsa bechamel, queso rallado y pan rallado para que quede doradita.
Horneamos a 180ºC durante 20 mn.
Y ya tenemos lista una moussaka estupenda, cocinada de esta forma no es tan calórica y está buenísima, os la recomiendo.
Rosa.