Tartaletas de masa quebrada con queso y mermelada de higos sin lactosa

El martes os expliqué como preparar mermelada de higos con canela y os dije que iba a ser uno de los ingredientes de la receta de hoy. Pues bien, aquí os traigo las tartaletas que preparé con ella. 

 Están hechas con masa quebrada y rellenas de queso cremoso y mermelada, podéis utilizar la que tengáis pero la de higos es la que mejor combina con el queso.

Esta masa es difícil de manejar, tienes que trabajar rápido con ella para hacer la decoración o no puedes controlarla. Por eso os recomiendo que dejéis que esté bien fría antes de utilizarla y, entre un paso y otro, la volváis a dejar enfriar.

Pero, cuando probéis el resultado, estaréis probando una masa quebrada sublime, tan delicada que se deshace en la boca.

Si a eso añadimos un relleno como este, para qué os quiero contar.

Siempre había querido hacer una tarta estilo Oso Yogui y cuando tuve lista la mermelada me dije, "esta para una tarta enrejada".

Como el molde que tengo es muy grande, hice 3 tartaletas. Pero si queréis preparar una tarta, podéis utilizar un molde de 20 cm desmoldable.




Ingredientes


- para la masa

225 gr de harina
2 cucharadas soperas rasas de azúcar
150 gr de mantequilla sin lactosa (o margarina vegetal)
2 cucharadas soperas de agua fría

- para el relleno

queso de untar sin lactosa
mermelada de higos (receta)


Cómo hacer Tartaletas de masa quebrada con queso y mermelada de higos


Encendemos el horno a 180ºC.

Ponemos la harina en un bol junto con el azúcar y añadimos la mantequilla bien fría  a cuadraditos. Incorporamos el agua fría.

Mezclamos con las manos hasta conseguir integrar todos los ingredientes.

Tapamos con film y guardamos en la nevera durante 30 mn.

Sacamos la masa de la nevera, partimos en dos y guardamos una en la nevera.

Colocamos la masa entre dos láminas de papel film y la estiramos con un rodillo.

Marcamos la forma de las tartaletas con los moldes y un cuchillo.

Cubrimos las tartaletas con la masa, debemos hacerlo rápido porque la masa es muy blandita y difícil de manejar.

 Rellenamos las tartaletas con una cucharada sopera colmada de queso, cubrimos con mermelada de higos.

Sacamos la otra mitad de masa y volvemos a estirar con un rodillo, siempre dentro de papel film o se nos pegará.

Cortamos tiras de 1 cm de ancho con un cuchillo.

Hacemos con ellas un enrejado o la decoración que nos apetezca.

Pintamos con huevo y horneamos durante 40 mn o hasta que estén doradas. 
Idea para el relleno: Cuchillito y tenedor
Rosa.