Roscos de vino con aceite de oliva

Roscos de vino con aceite de oliva
Roscos de vino con aceite de oliva, con un sabor que me recuerda a cuando éramos pequeños y preparábamos la bandeja de los dulces navideños. Un peligro en toda regla, porque era un ir y venir hasta que terminábamos con ella :)

Como nunca he sido fan del turrón, los roscos de vino o de anís eran mis favoritos, junto con los pasteles de gloria y las yemas de Santa Teresa, qué ricas, a ver cuándo me animo a hacerlas en casa.


Estos roscos de vino son muy, muy fáciles y sin grasas saturadas, sólo aceite de oliva, mucho más sanos.







Ingredientes


250 g de harina
100 ml de aceite de oliva suave
75 g de azúcar
75 ml de vino dulce (yo Mistela)
1 cucharada de postre de sésamo
1 cucharada de postre de anís en grano
1 cucharadita de café de canela
ralladura de 1/2 limón (no le puse)
azúcar glas para rebozar

Cómo hacer roscos de vino con aceite de oliva


- Ponemos el aceite en un cazo y calentamos al fuego. Apartamos y dejamos enfriar.

- En un bol ponemos la harina y hacemos un hueco en el centro. Echamos el resto de ingredientes y mezclamos.

- Pasamos la masa a la encimera y, cuando tengamos todos los ingredientes bien mezclados, estiramos con un rodillo dejándola de 1,5 cm de alta.

- Con un cortador y una boquilla, marcamos los roscos y los pasamos a la bandeja de horno que habremos forrado con papel vegetal.

- Horno precalentado a 180ºC, horneamos durante 20 mn con calor arriba y abajo.

- Sacamos los roscos y, en cuanto podamos manipularlos sin quemarnos, los rebozamos en azúcar glas.
Roscos de vino con aceite de oliva

No pueden ser más fáciles y si cambiamos el vino dulce por anís, también estarán buenísimos y ya tenemos nueva receta. 

Nos vemos mañana con más ideas de dulces navideños.
Rosa.