Bollitos de leche condensada y calabaza rellenos de chocolate sin lactosa

Lo siento, soy anti-Halloween, no puedo evitarlo. No soporto los bichos, los zombis ni los mónstruos. 

Soy incapaz de ver una película de miedo, ni siquiera en compañía. Sólo de oir la música ya me tengo que tapar los oídos y luego ya no puedo salir al pasillo a oscuras, soy muy miedosa.

Me niego a preparar dedos sangrientos , cupcakes de araña o bombones de ojos, sería incapaz de comérmelos.

Así que ¿para que sufrir sin necesidad? Prefiero hornear dulces con ingredientes de otoño que están tan ricos y encima son bonitos y apetecibles.

Este año me he decidido por unos Bollitos de calabaza. Así he podido  experimentar con la leche condensada sin lactosa.

El relleno de crema de cacao los hace divinos, yo he utilizado la crema de cacao sin lactosa Minus L, pero la verdad es que es carísima.

He estado probando a hacerla casera, pero todavía no le he encontrado el punto. Cuando consiga una receta que me guste os la pondré en el blog.

Con esta receta participo en el Reto otoño 2014 de Cocineros del mundo en Google+ en el apartado dulce.





Ingredientes


200 ml de leche condensada sin lactosa (receta aquí)
40 gr de mantequilla sin lactosa blanda
60 ml de leche sin lactosa en la que habremos disuelto 25 gr de levadura fresca de panadería
250 gr de puré de calabaza (cocida, escurrida y triturada)
1 cucharadita de sal
550 gr de harina de fuerza
crema de cacao sin lactosa 

Cómo hacer Bollitos de leche condensada y calabaza rellenos de chocolate sin lactosa


Si queremos preparar la masa en la panificadora, ponemos los ingredientes en el orden en que están escritos (menos la crema de cacao) escogemos el programa de masas y nos ahorramos algo de trabajo.

Si la hacemos a mano, colocamos primero los ingredientes sólidos en un bol, hacemos un agujero en el centro y echamos los líquidos. 

Mezclamos bien y pasamos la masa a la encimera. Amasamos hasta conseguir que que no se pegue a las manos. 

Ponemos la masa en un bol engrasado con aceite y la dejamos reposar tapada durante 1 hora y media en un lugar cálido, o hasta que doble su tamaño.
Cuando la masa tenga el aspecto que veis en la foto, la sacamos del bol, amasamos ligeramente para desgasificar y cortamos porciones de 50 gr cada una.

Hacemos bolitas con ellas y, en el centro, les ponemos una cucharadita de crema de cacao.
Cerramos las bolitas y las vamos poniendo, con el cierre boca abajo, en un molde apto para horno.
Tapamos y dejamos levar nuevamente durante otra hora o hasta que doblen su tamaño.
Pintamos con huevo batido y metemos a horno precalentado a 180ºC durante 
20 mn.

Con estas cantidades salen 20 brioches de 50 gr cada uno.

Como cuestan lo suyo de hacer (me refiero a tiempo, porque la elaboración es muy sencilla), yo hice 12 con chocolate y 8 sin chocolate y congelé estos últimos. 

Cuando nos apetezcan, los descongelamos a temperatura ambiente y están como recién hechos.
Idea para la masa Kanela y limón

Están muy ricos, así que no os quedéis sin probarlos. 

Me despido hasta el martes que viene. Tanto si sois de Halloween como si celebráis el día de Todos los Santos, pasadlo bien.
Rosa.