Leche condensada sin lactosa

Ya tenía ganas de receta dulce, que la semana pasada han fueron todas saladas y eso no puede ser :)

Hoy os traigo algo que tenía muchísimas ganas de preparar, la leche condensada sin lactosa.

No sé si sabéis que todavía no hay ninguna marca que se haya animado a sacarla a la venta, pero ahora ya nos da igual, porque es tan fácil que a partir de ahora los intolerantes a la lactosa ya podemos disfrutar de ella en nuestro café o en nuestros postres.

Se abre un mundo de posibilidades, si no ya veréis el jueves la receta que he preparado con ella. 

Sólo tiene una pega, que te haces polvo el brazo de tanto remover, pero bueno, así hacemos gimnasia ¿no?

La primera vez que la hice me quedó más espesita, pero en esta ocasión puse el doble de cantidad y me ha quedado un poquito más líquida, no sé muy bien la razón. De todas formas, está muy buena que es lo que importa. 





Ingredientes


200 gr de leche sin lactosa
200 gr de azúcar glass
20 gr de margarina o mantequilla sin lactosa

Cómo hacer Leche condensada sin lactosa


Ponemos los ingredientes en un cazo, llevamos al fuego y removemos con unas varillas. Cuando empiece a hervir, bajamos el fuego y seguimos removiendo durante 15 minutos.
Apartamos del fuego, batimos con la batidora, dejamos enfriar, rellenamos los botes y a la nevera.
Cuando se enfríe empezará a espesar.
Fuente: La cocinera revoltosa

Hasta el jueves,
Rosa.