Buñuelos de calabaza {Bunyols de carabassa}

Por fin puedo traeros la receta de los buñuelos de calabaza típicos valencianos, aunque conseguirla ha sido toda una odisea.

El sábado quedé con mi suegra para grabarla mientras preparaba buñuelos, ella es toda una experta buñolera. Y ahí me ves a mí, cargada con el trípode, la cámara y otros tantos artilugios para que la cosa llegara a buen fin. 

Pero el asunto se complicó cuando llegó el momento de preparar la masa, ella la hace a ojo y yo terminé taquicárdica. Que si peso la harina y después le añade un poco más, yo sumando y anotando en la libreta. Que si ahora le añade un poco más de agua, vuelta a sumar y anotar en la libreta, no daba abasto buff.

El caso es que al final ha valido la pena el esfuerzo, porque creo que lo he conseguido, al día siguiente los hice yo en casa con esas cantidades y me quedaron muy similares, con menos agujero, pero eso ya es cuestión de ir perfeccionando.

Si probáis a hacerla y os resulta difícil, el año pasado publiqué estos buñuelos de calabaza y naranja que están también muy ricos y son más sencillos. Pero si veis el vídeo os quedará muy claro el proceso, ya me contaréis.







Ingredientes



300 g de calabaza asada
350 g de harina (puede ser sin gluten)
90 g de levadura fresca
abundante aceite de oliva o girasol
1 bol con agua
2 vasos de agua templada
1 sartén honda
azúcar para rebozar (opcional)

Cómo hacer buñuelos de calabaza



1. Preparamos la masa de los buñuelos, para ello utilizamos un bol grande y vamos mezclando la calabaza con la harina y le incorporamos la levadura disuelta en el agua templada. Mezclamos bien y dejamos levar durante una 1/2 hora en un sitio templado.

2. Podemos utilizar calabaza cocida, en este caso aprovecharemos el agua de cocción para la masa.

3. Calentamos el aceite, mezclamos un poco la masa y dejamos el bol con agua cerca de nosotros, además de un plato con papel absorbente.

4. Cogemos la masa con la mano izquierda (para diestros), apretamos el puño y, cuando salga la bola de masa por arriba, la cogemos con los dedos de la mano derecha y llevamos a la sartén. Antes de dejarla caer, introducimos el dedo gordo para hacer el agujero. Para que nos salgan bien, debemos lavarnos la mano derecha de vez en cuando en el bol con agua.

5. Cuando empiecen a flotar, esperamos un poco a que se dore ligeramente y damos la vuelta con la espumadera.

6. Sacamos y dejamos en el plato con papel absorbente.

7. Servimos recién hechos con un plato con azúcar o un chocolate a la taza.
¿Verdad que tienen buena pinta? Están buenísimos calentitos. Intentad no hacer más de los que os vais a comer, porque después pierden bastante.

Y si nos os sale el agujero, pues tampoco importa, porque eso no afecta al sabor, están igual de ricos.

Edito para contaros que con esta receta he ganado el premio de Canal Cocina "Recetas tradicionales de Sor Lucía" ;-)

¡Hasta el jueves!
Rosa.