Cómo conseguir bizcochos perfectos


Hoy, en Apuntes de cocina, voy a daros unos consejos básicos para que os queden unos bizcochos perfectos. Son pautas muy sencillas pero muy importantes para que el resultado sea el que buscáis.




Cómo conseguir bizcochos perfectos


1. Los ingredientes deben estar a temperatura ambiente.

2. Es muy importante batir bien los huevos junto con el azúcar, eso dará más esponjosidad a la masa.
Si queréis que queda más esponjoso todavía, montad las yemas por un lado y las claras por otro a punto de nieve.

3. La harina se debe tamizar con la levadura para que la masa quede homogénea y sin grumos.

4. El molde debe estar engrasado, si además lo espolvoreamos con harina y lo forramos de papel vegetal, mucho mejor.

5. La temperatura suele ser, por lo general, de 180ºC, con calor arriba y abajo y siempre debe precalentarse antes. El tiempo depende del tamaño del molde.

6. Siempre es mejor utilizar la rejilla y ponerla a media altura, así se repartirá mejor el calor y no se calentará demasiado la base.

7. Si el bizcocho sale demasiado alto en el centro, es que el horno está a una temperatura muy alta. Un poco de copete entra dentro de lo normal.

8. Si el bizcocho está hundido en el centro, es porque al horno le falta temperatura o por un cambio brusco de temperatura, por ejemplo si se abre el horno antes de lo debido.

9. Una forma de saber que el bizcocho está hecho, es pincharlo en el centro con una brocheta. Si sale seca, es que ya está en su punto. Si queremos abrir el horno para comprobarlo, podemos hacerlo cuando hayan pasado 2/3 partes del tiempo de horneado, nunca antes.

10. Cuando saquemos el bizcocho, lo dejamos templar, desmoldamos y enfriamos sobre una rejilla para que la base no quede húmeda.

Decidme qué os parece esta sección, si os es útil, si os gusta.


Nos vemos el martes,
Rosa.