Tarta de santiago sin gluten

Tarta de Santiago sin gluten
Soy muy constante. Cuando me propongo algo no paro hasta conseguirlo, es como si en el centro de mi cerebro se quedase el propósito como un puntito, que sólo veo yo, pero que me recuerda que no tengo que parar hasta llegar a la meta. 

Gracias a mi constancia he conseguido cosas importantes para mi en el terreno personal y laboral, de las que estoy muy orgullosa pero (siempre hay un pero) cuando hablamos de comida, la cosa se tuerce, el punto se difumina, apenas se deja ver y, aunque me haya propuesto seriamente no comer dulce, seguir la dieta a rajatabla, al final vuelvo a las andadas.

Mira que había dicho que no encendería otra vez el horno y menos para hornear una tarta, pues yo erre que erre, tarta que te crío. La semana pasada ya caí en la tentación con esta ricura.

También es verdad que tengo una excusa, era el cumpleaños de mi madre y había que celebrarlo, que 82 añitos no se cumplen todos los días y se que a ella le pierden las tartas de almendra.

Así que, acabada de llegar de Galicia, no podía dejar de prepararle una tarta de Santiago. Por supuesto que allí también la comí, pero no elegí bien el sitio y estaba un poco seca.

Pero esta tarta de Santiago es muy jugosa, con sólo tres ingredientes principales: huevos, azúcar y almendra, tenemos una tarta ideal para celíacos y, como tampoco lleva lácteos, pues es perfecta ¿verdad?

Bueno que tiene muchas calorías, pero eso es una cosa sin importancia, haced como que no lo habéis leído :-)






Ingredientes para un molde de 24 cm


6 huevos
300 g de almendra molida
300 g de azúcar (yo puse 250 g y me pareció suficiente)
1 cucharadita de canela
ralladura de 1 limón
Tarta de santiago sin gluten

Cómo hacer una tarta de Santiago sin gluten


Batimos los huevos con el azúcar hasta que doblen su volúmen, cuanto más lo batamos, más esponjoso saldrá el bizcocho.

Incorporamos la ralladura de limón, la canela y la almendra tamizada para que no queden grumos (este paso es importante).

Mezclamos bien con movimientos envolventes y pasamos a un molde engrasado. Podemos forrar el fondo con papel para que nos sea más fácil desmoldar.

Introducimos en horno precalentado a 170ºC durante 30 mn. Apagamos el horno y lo dejamos 5 minutos más.

Sacamos, dejamos enfriar, desmoldamos y espolvoreamos con azúcar glass. Se debe utilizar la plantilla de la cruz de Santiago, pero a mi me apeteció utilizar una que tenía de mariposas y que me encanta.

Esta tarta congela perfectamente, bien envuelta en papel film y la dejamos descongelar a temperatura ambiente. Queda perfecta, como recién hecha.

Hasta el sábado, vuelvo con el reto #ColorySabor.
Rosa.

10 comentarios

  1. Te ha qeudado buenísima, me pido un trocito para el desayuno.

    bess

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adjudicado un trocito para ti, te gustará.
      Besos.

      Eliminar
  2. Buenísima Rosa, no hay más que verla!! Me guardo la receta!!
    Besotess

    ResponderEliminar
  3. una tarta riquisima a mas no poder!!!, y es q solo viendo la foto ya es espectular!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De verdad que vale la pena probarla, sorprendentemente jugosa.
      Besos Sergio.

      Eliminar
  4. Rosa a mi me encanta esta tarta, no la he hecho nunca en casa, es una de mis recetas pendientes.
    besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes, esta tarta no puede faltar.
      Besitos guapa.

      Eliminar
  5. Que rica debe estar, con un sabor a almendra, umm, y las fotografías son preciosas, me ha encantado. Besos!

    ResponderEliminar
  6. Sí que es casualidad Rosa, me encanta como te ha quedado y los dibujos son ideales!!! un besazo y a ver cuándo coincidimos otra vez que me ha divertido mucho la coincidencia

    ResponderEliminar

La comida alimenta el cuerpo, el postre alimenta el alma y tus comentarios alimentan este blog. Si tienes algo que preguntarme, estaré encantada de responderte.
Rosa.