Buñuelos de viento rellenos de crema {sin gluten y sin lácteos}



Qué días más húmedos estamos teniendo en Valencia. La falta de luz, junto con el cambio de hora, han acortado muchísimo las tardes. Qué pena, con lo que me gusta la luz del otoño. El otro día os hablaba sobre ello.

El tiempo pasa volando y el domingo ya tenemos aquí la festividad de Todos los Santos. Buscando información en wikipedia sobre este día, me enteré de que también se celebra en la religión ortodoxa, además de la católica, pero en otra fecha, el primer domingo de Pentecostés.

Lo que era una fiesta de recuerdo a los que ya no están con nosotros, ha sido eclipsada por la celebración de Halloween, ya sabéis que soy poco fan de arañas y bichos varios, quizá porque ya no tengo niños pequeños.

Para el día de Todos los Santos os traigo los típicos buñuelos de viento, rellenos de crema pastelera. Se pueden adaptar perfectamente para dietas sin gluten y sin lácteos, quedan igual de ricos. De hecho, pienso que la leche de almendras le da a la crema un sabor especial.

Mira si estaban buenos, que mi hijo mayor me dijo enfadado que porqué no había hecho el triple, con lo que le habían gustado. Así que los volví a repetir al día siguiente, para quitarle el deseo :)








Ingredientes


- Para 25 buñuelos 

125 ml de leche de almendras
50 g de margarina vegetal
75 g de harina (repostera o sin gluten)
2 huevos grandes
1 cucharadita de licor de anís (opcional)
1 cucharada sopera de azúcar
1/2 cucharadita de sal
azúcar y canela para rebozar
aceite de oliva suave para freir

- Para la crema pastelera

250 ml de leche de almendras
3 yemas
50 g de azúcar
25 g de maicena
1 cucharadita de vainilla en pasta

Cómo hacer buñuelos de viento rellenos de crema 


- Para preparar la crema, hervimos la leche con la vainilla y dejamos templar. Mientras tanto, batimos las yemas con el azúcar y la maicena. Añadimos la leche poco a poco, mezclamos y pasamos a un cazo, donde calentaremos sin dejar de remover con unas varillas, hasta que espese. Vertemos la crema en un bol y cubrimos con film, enfriamos en la nevera.

- Para la masa, ponemos la leche en un cazo junto con la mantequilla, una cucharada de azúcar y la sal y, cuando empiece a hervir, añadimos la harina de golpe. Removemos con una cuchara de madera hasta que se forme una bola de masa que se pega en la cuchara. Retiramos el cazo del fuego y dejamos entibiar la masa dándole vueltas de vez en cuando. Después agregamos los huevos uno a uno, sin parar de remover hasta que se integren por completo (este paso se hace fuera del fuego).

- Introducimos la masa en una manga pastelera con boquilla lisa y formamos bolitas de masa que iremos cogiendo con las manos aceitadas, dándoles forma redonda y friendo en abundante aceite caliente.

- Sacamos los buñuelos con una espumadera cuando estén dorados y los rebozamos en azúcar mezclado con canela.

- Ponemos la crema en una manga pastelera y rellenamos los buñuelos haciéndoles un pequeño agujero.
Hasta el martes que viene, pasad una bonita semana.
Rosa