Roscos fritos caseros | tiernos y esponjosos





Roscos fritos caseros, tiernos y esponjosos #sinlacteos
En plena Semana Santa vengo con uno de los dulces de mi infancia, los roscos fritos. Tengo grandes recuerdos de las tardes que pasábamos haciendo roscos mi madre, mi hermana y yo. El olorcito de la cocina era una maravilla y hacíamos tal cantidad que duraban dos semanas largas.

Con el tiempo mi madre dejó de hacer y cogió el relevo mi hermana. Este año es la primera vez que los hago yo en casa y está mal que yo lo diga, pero me han quedado tan tiernos y esponjosos que costaba resistirse a comer sólo uno.

Con la receta tradicional salen cantidades industriales, así que os he puesto la cantidad de huevos justa para 19 ó 20 roscos grandecitos. Si queréis más, sólo tenéis que doblar los ingredientes. 

Estos roscos fritos caseros no llevan lácteos, les he puesto zumo de naranja y su ralladura. Me ha encantado el resultado, al día siguiente estaban igual o más ricos que recién hechos.

Vamos con el vídeo del paso a paso:






Ingredientes para 20 roscos


2 huevos L
50 ml de aceite de oliva suave
60 ml de zumo de naranja
100 g de azúcar
400 g de harina de trigo
1 pizca de sal
ralladura de 1 naranja
piel de limón
1 sobre de levadura Royal
aceite de oliva suave para freír
agua templada con un chorreón de anís dulce
azúcar y canela para rebozar

Cómo hacer roscos fritos caseros sin lácteos


- Ponemos el aceite en una sartén y freímos la cáscara de limón, reservamos el aceite para que se enfríe.

- Batimos los huevos con la pizca de sal, añadimos el zumo de naranja y la ralladura , el azúcar y el aceite ya frío.

- Agregamos la harina y la levadura. Amasamos hasta que no se pegue en los dedos.

- Ponemos abundante aceite a calentar en una sartén honda. Cogemos trozos de masa, formamos una bola y con el dedo hacemos un agujero. Freímos en el aceite caliente.

- Cuando estén hechos por una lado, damos la vuelta para que se doren por el otro. Sacamos y dejamos sobre papel absorbente.

- Ponemos en un bol agua templada con chorreón de anís, mojamos los roscos ligeramente y los pasamos por azúcar y canela. Si los van a comer niños, saltaos este paso y pasadlos por azúcar y canela mientras aún estén calentitos.
Roscos fritos caseros, tiernos y esponjosos #sinlacteos
Roscos fritos caseros, tiernos y esponjosos #sinlacteos
Espero que paséis unos días festivos estupendos, yo voy a disfrutarlos a tope si el tiempo nos deja.
Besos,
Rosa.

No te pierdas...


  

2 comentarios

  1. Rosa, te han quedado apetecibles y golosos, parece que sí alargas el brazo los puedes tocar. Esto es un pecado pues con la dieta no veas el sacrificio de decir no debo, no debo. No hay quien se resista con estos roscos y encima un chocolate caliente, ¿hay mayor placer? Muchos besos y gracias por estos roscos familiares

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía muchas ganas de hacerlos para el blog y quedaron muy ricos. Muchas gracias Patty. Besos

      Eliminar

Tus comentarios alimentan mi blog, muchas gracias por dedicarme tu tiempo.
Si quieres hacer cualquier consulta, estaré encantada de responderte.
Besos,
Rosa.