Callos a la madrileña de Pepe Rodríguez





Callos a la madrileña de Pepe Rodríguez
Terminaron las pascuas y vuelta a la normalidad, qué bien me han venido estos días de fiesta y relax. Quedaron atrás también los roscos fritos y las monas de pascua, aunque os tengo que decir que cualquier época es buena para volverlos a preparar y disfrutarlos con un chocolate caliente.

Aquí en Valencia aún nos queda el próximo lunes, el día de San Vicente también es costumbre ir al campo a comerse la mona. Bienvenidos sean todos los días festivos, qué gozada salir al aire libre en compañía de los amigos.

Hoy en el blog cambiamos completamente de tercio, os traigo una receta que lleva siglos en borradores y he pensado que si no la publicaba hoy, en cuanto venga el calor ya no lo haré.

Sé que hay mucha gente a quien no le gustan los callos, pero a quien si, le apasionan. Y es que están tan ricos con una copita de vino y un buen pan para mojar... Después a darse un buen paseo, que hay que rebajar la comida. Haciendo ejercicio podemos comer de todo, ahí está el equilibrio.

Para hacer estos callos a la madrileña, me he basado en la receta de Pepe Rodríguez, Chef del Bohío, conocido también por su participación en Master Chef. Como todo lo tradicional requiere su tiempo, pero el resultado merece la pena. Para adelantar un poco, los he preparado en la olla exprés.

Vamos con el vídeo:





Ingredientes


1/2 kg de callos
1 chorizo asturiano
1 morcilla asturiana
1 manita de cerdo
1 cebolla
2 hojas de laurel
1 cucharadita de pimentón dulce
1 cucharadita de pimentón picante
aceite de oliva
sal

Cómo hacer callos a la madrileña


- Primero cortamos los callos en tiras y después en cuadraditos de 1 cm más o menos. La manita de cerdo, pedimos al carnicero que nos la corte en 4 trozos.

- En la olla exprés, ponemos los callos, la manita de cerdo, la morcilla y el chorizo. Añadimos media cebolla pelada, sal y dos hojas de laurel. Dejamos cocer a fuego medio durante 30 mn.

- Mientras tanto, picamos la otra media cebolla y la sofreímos con un poco de aceite de oliva. Apagamos el fuego y añadimos las dos clases de pimentón.

- Apagamos el fuego, abrimos la olla y echamos el sofrito de cebolla, volvemos a cerrar y dejamos cocer 60 mn más a fuego medio.

- Pasado este tiempo, apagamos el fuego, sacamos la manita y la deshuesamos y desmenuzamos. Sacamos también el chorizo y la morcilla y los cortamos en rodajas.

- Echamos todo a la olla, rectificamos de sal, sacamos las hojas de laurel y servimos en cazuelitas de barro.
Callos a la madrileña de Pepe Rodríguez

                                           

Nos vemos el jueves con receta dulce.
Besos mil,
Rosa.

No te pierdas...











6 comentarios

  1. Que ricuraaaaaa!!!!!!! se me hizo agua la boca!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que están ricos Melba, para mojar pan.
      Bss

      Eliminar
  2. Aunque ni yo misma lo crea, hace algunos años no me gustaban los calos, me comía los garbanzos, la salsita y los dejaba. Hasta que viendo a mi marido como disfrutaba, me propuse catarlos, jejeje!! Y no sabes cómo me gustaron!! Seré tonta! Ahora me llevaba un platito de los que nos presentas y sin duda, me daría un buen gusto con mi pan al lado. Un beso!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elisa. A veces no probamos las cosas y no sabemos lo que nos perdemos. Besitos guapa.

      Eliminar
  3. Ufffff tengo que reconocer que están un rato buenos, pero me da una pereza terrible prepararlos... aunque sí, están tremendos.

    ResponderEliminar
  4. Pues mira, yo soy de las que moja la salsa, se come el chorizo y la morcilla y la "guarrería" se la pasaba a mi padre y es que he sido siempre muy mala para comer carne y solo tajadas magras sin nada de "defecto" o "tara" como yo le digo :-)

    Y yo estoy contigo, la clave no es prohibirnos cosas. Es reducir las raciones y hacer más ejercicio.. y por cierto, es lo más complicado de hacer porque requiere compromiso por nuestra parte y por lo general somos muy vaguetes ;-D Un besazo

    ResponderEliminar

La comida alimenta el cuerpo, el postre alimenta el alma y tus comentarios alimentan este blog. Si tienes algo que preguntarme, estaré encantada de responderte.
Rosa.