Mousse de mango en vasitos, ligera y sin lactosa

¿Qué tal llevamos el jueves?. Aquí en Valencia ya parece que estemos en verano, menuda calor tenemos ya.

La verdad es que apetece menos encender el horno y más los postres fresquitos como el que os traigo hoy, una mousse de mango que es pura fruta, además no lleva apenas calorías al estar hecha con yogur y también podemos sustituir el azúcar por edulcorante.

De una u otra forma, es un postre muy refrescante, ideal para el verano.



Ingredientes para 6 vasitos


 - para la mousse

350 g de mango maduro
2 yogures naturales sin lactosa
2 cucharadas soperas rasas de azúcar (o edulcorante)
4 láminas de gelatina

- para la gelatina de mango


150 g de mango maduro
1 lámina de gelatina
1 cucharada sopera rasa de azúcar (o edulcorante)

Cómo hacer Mousse de mango en vasitos, ligera y sin lactosa


Pelamos el mango, lo troceamos y trituramos con la batidora.

Dividimos el puré resultante en dos partes, en un bol 350 g y en otro 150 g (el mango pesaba 500 g)

Hidratamos 4 láminas de gelatina.

Calentamos el bol con los 350 g de mango y disolvemos en él la gelatina.

Mezclamos los yogures con el azúcar o el edulcorante y mezclamos con el puré de mango, vertemos en los vasitos hasta 3/4 de su capacidad y guardamos en la nevera.

Para la gelatina de mango, hidratamos 1 lámina de gelatina.

Calentamos el bol con los 150 g de puré de mango y disolvemos en él la gelatina.

Añadimos la cucharada de azúcar o el edulcorante y dejamos enfriar.

Cuando ya la mousse haya cuajado un poco, vertemos con cuidado un dedo de gelatina de mango en cada vasito.
Volvemos a introducir en la nevera y dejamos enfriar durante, al menos, 1 hora.

Una mousse muy refrescante, con  un intenso sabor a mango que puede ser una idea genial para comer fruta de una forma divertida, sobre todo para los niños, que no podrán resistirse al bonito color de este postre.
Hasta pronto,
Rosa.