Guiso de albóndigas





Y otro mes que comienza, dentro de nada estamos en navidad. 

De echo ya tenemos los turrones en las estanterías, menos mal que este año todavía no han puesto la música navideña en las tiendas, será que el ambiente no está para villancicos. No sé a vosotros, pero a mi me resulta insoportable.

 La verdad es que hoy ya va apeteciendo comer de cuchara, ha salido el día lluvioso y el ambiente es más otoñal, aunque hasta ayer mismo aún íbamos en manga corta aquí en Valencia.

 Hoy os traigo un guiso tradicional catalán que vi en La cocina de Víctor Ferrer, un blog que no os podéis perder.
La salsa es deliciosa, no sé si será por el toque que le da la galleta picada, pero está muy, muy buena.

Ya había utilizado la galleta como espesante en esta Caldereta de cordero y la verdad es que el resultado es más que recomendable.




Ingredientes


- para las albóndigas

600 gr de carne picada (ternera y cerdo)
1 huevo
1 rebanada de pan mojada en leche sin lactosa
2 dientes de ajo
orégano, pimienta, sal
harina para rebozar (puede ser sin gluten)

- para el guiso

2 huevos cocidos
3 patatas medianas
2 zanahorias
1 cebolla
3 ó 4 dientes de ajo
1/2 bote de tomate triturado
3 galletas (sin gluten para celíacos)
un chorrito de leche sin lactosa
aceite de oliva
pimienta, laurel, sal 

Cómo hacer un guiso de albóndigas

Preparamos las albóndigas mezclando la carne, el pan mojado en leche, un huevo, 2 dientes de ajo picaditos, el orégano, pimienta y sal.

Formamos las albóndigas y las pasamos por harina.
Las freímos en aceite caliente, no demasiado, o se quemará la harina y no podremos aprovechar el aceite para el guiso.
Pasamos las albóndigas a una cazuela y reservamos. 

En el aceite de haber frito las albóndigas, freímos también la cebolla cortada pequeñita. 

Añadimos el tomate triturado y dejamos un poco más (esta foto se me pasó).
Añadimos el sofrito a la cazuela, junto con la galleta picada en el mortero.
Cubrimos con agua e incorporamos la zanahoria cortada en rodajas, 3 ó 4 dientes de ajo, laurel, sal y pimienta. 
Cuando empiece a hervir, dejamos a fuego medio durante una 1/2 hora.

Añadimos las patatas, un chorrito de leche, rectificamos de sal y cocemos durante otra media hora, pero ahora a fuego lento, hasta que la salsa esté en su punto de espesor.
Mientras tanto, cocemos los huevos duros y dejamos enfriar.
Servimos con los huevos duros cortados por encima.

Nos vemos el jueves, os enseñaré la tarta que preparé para mi cumpleaños.
Hasta pronto,
Rosa.