Enfermedad celíaca y recetas dulces sin gluten

Enfermedad celíaca y recetas dulces sin gluten | la Rosa dulce #singluten
La enfermedad celíaca es una intolerancia permanente al gluten del trigo, cebada y centeno, caracterizada por una inflamación del intestino delgado que dificulta la absorción de los nutrientes.
En Europa la padece un 1% de la población, siendo más frecuente en mujeres que en hombres.

Los síntomas más frecuentes son: pérdida de peso, pérdida de apetito, fatiga, náuseas, vómitos, diarrea, distensión abdominal, retraso del crecimiento, alteraciones del carácter, dolores abdominales, meteorismo y anemia.

Mediante un examen clínico y una analítica de sangre se puede establecer la sospecha de enfermedad, pero para estar seguros hay que hacer una biopsia intestinal.

El tratamiento consiste en realizar una dieta sin gluten durante toda la vida. La alimentación se debe basar en: legumbres, carnes, pescados, huevos, frutas, verduras, hortalizas y cereales sin gluten como el arroz y maiz. Deben evitarse los alimentos envasados, a no ser que sean específicos para celíacos, pues en ellos es fácil que se encuentre el gluten.

Es muy común también que prevalezcan varias intolerancias además del gluten, como la intolerancia a la lactosa.

A continuación os muestro algunas recetas dulces sin gluten, ya sabéis que lo más complicado a la hora de cocinar sin gluten son los dulces, espero ayudaros con estas recetas ricas y vistosas sin gluten para vuestras celebraciones.

Bizcocho húmedo de mandarina y almendra, sin gluten y sin lácteos que podéis encontrar en mi blog La Rosa Dulce.
Tortitas sin gluten y sin lactosa con caramelo de sidra de Saboreando las estrellas.
Tarta de queso japonesa de Todocooking.
Tarta de manzana sin gluten de Mabel's Kitchen
Espero que os haya gustado el post de hoy, dedicado a los intolerantes al gluten, el viernes es el Día Nacional del Celíaco.
Rosa.

4 comentarios

  1. Holaaaa, cada vez hay más intolerantes al gluten y a otros alimentos y las administraciones deberían tomar cartas en el asunto pues no todas las familias se pueden permitir los altos precios de los alimentos sin gluten. Los grandes esfuerzos que hacen miles de familias en preparar sus propios panes o pastas en casa con el consiguiente tiempo que se requiere para esto es digno de aplauso. Hoy has puesto una entrada fantástica, en mi casa no hay intolerantes a nada pero intento comprender este y otros problemas de la alimentación y me encanta leer sobre ello.
    Un besoooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado.
      Besos Marisa

      Eliminar

Tus comentarios alimentan mi blog, muchas gracias por dedicarme tu tiempo.
Si quieres hacer cualquier consulta, estaré encantada de responderte.
Besos,
Rosa.