Lasaña de espinacas, ricotta y salsa pesto

Lasaña de espinacas, ricotta y salsa pesto #sinlactosa #singluten





El lunes publiqué una salsa pesto vegana y ya os comenté que con esta salsa había hecho otra receta que os traigo hoy, una lasaña de espinacas, ricotta y salsa pesto. La idea para hacer esta lasaña, se me ocurrió un día que fuimos a Ginos y me la pedí para comer. Aunque sabéis que soy intolerante a la lactosa, si salgo fuera llevo siempre mis pastillas de lactasa por si me apetece algo que de otra manera no podría probar.

La lasaña de espinacas, ricotta y salsa pesto, me gustó tanto que me la anoté en mi libreta de pendientes para hacerla en casa, al menos lo más aproximada posible. Y os tengo que decir que quedó buenísima, muy similar a la que probé en Ginos, con la particularidad de que yo utilizo todos los ingredientes sin lactosa y me sienta fenomenal.

Para los celíacos no hay problema, con cambiar la pasta y la harina de la bechamel por productos sin gluten, lo teneís solucionado. Yo utilicé pasta fresca de lasaña y la diferencia con la pasta seca es abismal, aparte de que no hay que estar poniéndola en remojo y ahorramos tiempo.

Esta lasaña de espinacas, ricotta y salsa pesto, se ha convertido en mi lasaña favorita. La combinación de sabores, con las espinacas, la ricotta y el toque maestro de la salsa pesto, es impresionante. Os animo a que la probéis porque estoy segura de que os va a encantar.

Añado una idea que me dieron en Instagram y fue sustituir la ricotta o requesón por tofu, me pareció ideal para alérgicos a la proteína de la leche o para veganos, seguro que está también muy buena.

Os dejo el vídeo con el paso a paso y os invito a suscribiros a mi canal de Youtube, donde podréis estar al tanto de los vídeos que publique, sólo tenéis que activar la campanita para que os llegue un aviso y así no perderos nada.






Ingredientes


2 placas grandes de lasaña fresca o placas de lasaña sin gluten
300 g de espinacas lavadas y cortadas
150 g de ricotta o requesón casero sin lactosa (receta)
salsa pesto casera (receta)
1/2 litro de bechamel, bechamel sin lactosa,(receta) sin gluten o vegetal
queso rallado o queso rallado sin lactosa 
mantequilla, mantequilla sin lactosa o vegetal
pan rallado o pan rallado sin gluten
aceite de oliva y sal

Cómo hacer una lasaña de espinacas, ricotta y salsa pesto


- Preparamos la salsa pesto y el requesón o si queremos quitarnos trabajo, los compramos ya hechos.

- Ponemos en una sartén grande un chorrito de aceite de oliva y echamos las espinacas, ponemos la tapa y dejamos que se hagan al vapor. Echamos un poquito de sal y reservamos.

- Preparamos la bechamel como os indico en el enlace de arriba y la reservamos.

- Encendemos el horno a 200º C, calor arriba y abajo.

- Engrasamos con mantequilla un molde apto para horno, en el fondo colocamos una de las placas de lasaña fresca o sin gluten, encima la mitad de las espinacas, sobre estas la mitad de la ricotta desmenuzada, montoncitos de salsa pesto repartidos por arriba, un poco de salsa bechamel y terminamos con queso rallado.

- Volvemos a poner otra placa de lasaña y repetimos las capas que os explico arriba. Terminamos con otra placa de lasaña, bechamel, queso rallado y espolvoreamos pan rallado por encima.

- Horneamos durante 20 minutos o hasta que esté dorada.
Lasaña de espinacas, ricotta y salsa pesto #sinlactosa #singluten

Lasaña de espinacas, ricotta y salsa pesto #sinlactosa #singluten

Lasaña de espinacas, ricotta y salsa pesto #sinlactosa #singluten

Lasaña de espinacas, ricotta y salsa pesto #sinlactosa #singluten

Lasaña de espinacas, ricotta y salsa pesto #sinlactosa #singluten
Hasta la próxima receta, un beso.
Rosa.

No te pierdas...


 



2 comentarios

  1. Hola Rosa. Una de las formas en las que me gusta utilizar las espinacas, es la lasaña. Tengo una en el blog y la tuya me la ha recordado. Con ricotta y salsa pesto, las espinacas ganan sabor con creces. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Rosa, qué rica lasaña con pocos ingredientes tenemos una comida muy buena, con el pesto, el requesón y la bechamel casera, un lujo de receta, me la guardo! Besos!!

    ResponderEliminar

La comida alimenta el cuerpo, el postre el alma y tus comentarios este blog. Si tienes algo que preguntarme, estaré encantada de responderte.
Rosa.